¿Qué entendemos por Biomasa?

La materia orgánica originada en un proceso biológico, espontáneo o provocado, utilizable como fuente de energía.

Así, los materiales biomásicos, y  por tanto los productos de ellos derivados, son de carácter renovable ya que constituyen una fase del ciclo biológico de los elementos que los integran, fundamentalmente carbono, oxígeno, hidrógeno y nitrógeno.

Qué es la biomasa

Bajo un punto de vista energético, la energía que puede obtenerse de la biomasa no es sino una forma de la energía solar que, mediante el proceso de la fotosíntesis desarrollado por las plantas verdes, ha sido captada y transformada en energía química de enlace y, posteriormente, pasa de animales a plantas a través de las cadenas tróficas de los ecosistemas acumulándose en los compuestos de reserva, poliazúcares y grasas, de los seres vivos.

Además, la utilización de la biomasa es una fuente de empleo considerable, por su enorme potencialidad y por la madurez de un gran número de tecnologías de conversión, que la coloca en una posición favorable para cubrir a corto plazo y de una manera real una fracción significativa de estos mercados, incluso en los países más industrializados.

En cuanto a perspectivas, el bajo nivel actual de utilización en comparación con la cantidad de recursos utilizables, la evolución ascendente prevista del precio de los productos petrolíferos y las necesidades de conservación del medioambiente permiten, entre otros hechos, mirar con moderado optimismo el futuro de la biomasa en España.

De todo lo expuesto pueden extraerse, a modo de conclusiones, que la biomasa constituye una fuente energética renovable de materias primas de importancia notable.

En ENSACO nos centramos directamente en el conjunto de materiales con un origen biológico próximo que son susceptibles de ser utilizados para otros fines distintos a los alimentarios, en este caso, para la producción de energía para calefacción y agua caliente sanitaria.  Todos apreciamos los efectos positivos de la producción de la biomasa:

  • Se origina oxígeno en la fotosíntesis.
  • Se regula la evaporación del agua del suelo y evita su erosión.
  • Reduce el efecto invernadero por su efecto neutro en la absorción y emisión de CO2.
  • Reduce la dependencia nacional de combustibles fósiles: petróleo, carbón, gas, etc.

Pero lo que más nos convence y estimula es la reducción de nuestra factura energética.
Hoy, podemos transformar muchas instalaciones existentes, caras y contaminantes por otras más baratas, eficientes y sostenibles; autofinanciables con los ahorros obtenidos.

Deja un comentario





Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies